fbpx

Mis primeras ideas para futuros cambios en mi dormitorio

No tengo en mente la fecha exacta en la que pinté mi dormitorio de verde, pero debe hacer ya unos 6 años. Es un color que me fascina, pero dado que me dedico a decorar y a generar contenido en redes sociales, desde hace un par de años que ya quiero cambiarlo :O

Además, ya no es solo el color. Tengo que cambiar las cortinas que siempre me quedaron medio chicas y las mesas de luz, que las compré en una casa de antigüedades hace 13 años y si bien me encantan, no coinciden con el nuevo estilo que quiero para mi dormitorio.

¿Cuál sería ese estilo? Es lo que vengo pensando hace tiempo. Por un tiempo supe que lo quería como una onda Bali, descontracturado, minimalista, cálido y un toque de resort de lujo. Pero con el tiempo también me di cuenta que quiero que sea «moody», palabra en inglés que es difícil traducir al español pero en decoración se caracteriza por ambientes un poco más oscuros y elegantes. ¿Compatible lo que quiero? No tanto, pero estuve buscando inspiración para ver si logro reunir todo eso que quiero sentir en un solo espacio.

Hay un par de cosas que sé con certeza:
-El verde se va, pero definitivamente quiero un color.
-Para que sea bien moody, el cielorraso también se pinta.

Y otras que sé que no quiero:
-Un dormitorio clásico estilo McGee (que me copa pero no es lo que quiero en este momento)
-Revestimientos en madera (que también me copan y uso un montón, pero no me lo imagino en mi dormitorio en este momento)

Con estas dos decisiones, me vinieron a la mente tres colores: celeste, greige y durazno. El durazno lo descarté porque creo que me va a quedar muy femenino y no es la idea, pero greige y celeste están en carrera.

Habiéndoles contado todos mis pensamientos al respecto, van algunas inspiraciones y por qué me gustan 🙂

  1. En esta refe lo que me llamó la atención es el color de las paredes y el efecto tipo estucado. Me encanta la cortina del mismo color y como queda con el acolchado verde. que los veladores sean lámparas colgantes es una opción. Pero como me gusta mucho una colgante central, probablemente no lo haga.
Fuente: Pinterest

2. En este caso lo que rescato es que la apuesta es similar, pero más elevada en elegancia y con menos onda monasterio. Si bien las paredes son similares y las cortinas también, el hecho de tener respaldo, el diseño de las lámparas, la textura de la alfombra, hacen que me sienta más indetificada.

Fuente: Pinterest

3. Esta refe la armé yo jugando con inteligencia artificial. Le falta alma, lo sé, pero tiene esa elegancia y ese estilo despojado pero moody que estoy buscando. La segunda es más mi estilo, claramente que esa vista no la tengo :O

4. Y justo cuando creía que el celeste estaba medio descartado porque no lograba visualizarlo, me llega un newsletter de Emily Henderson (que leo con mucha frecuencia) en el que contaba que estaba considerando cambiar el color de su dormitorio. El que está pensando en sacar, es el que me encanta. Si bien el estilo de este cuarto es muy ecléctico para mi gusto, me da una idea de la calidez que se puede lograr con un color así.

Fuente: Em Henderson

5. Y acá me puse a jugar nuevamente con inteligencia artificial y un color en la paleta de los celestes agrisados. Nuevamente, en muchos casos no logro que tenga alma, entonces me cuesta verme ahí, pero está bueno como para darme una idea de cómo juegan los colores y estilos que tengo en mente.

Hasta acá llegaros mis primeras ideas. Me gusta esta instancia en la que todo es posible. Después, una vez que empiezo a encaminar el proyecto, llega el golpe de realidad 🙂

Ya les voy a ir contando más.

¡Gracias por llegar hasta acá y me encantaría leerte en los comentarios!